Teodoro, el de nosotros

@BetzaidaAmaro 02.10.18

VeneReport.-

Nació el 3 de enero de  1932, en un remoto pueblo de cañicultores llamado El Batey, al sur del Lago de Maracaibo, cuya población es fundamentalmente afro-descendiente  y,  donde la temperatura sobrepasa con frecuencia  los 40°C. Su padre era un comunista búlgaro, Petko Petkoff, de profesión ingeniero químico y su madre, Ida MaleK de Petkoff,  una médica polaca judía, que hablaba 11 idiomas. Ambos trabajaban en la pujante azucarera  Central  Venezuela, que era probablemente una de las empresas más grandes de Venezuela en aquella época.

En 1949 ingresa en el Partido Comunista de Venezuela hasta alcanzar posiciones de dirección importantes. Se graduó de economista (Cum Laude) en la Universidad Central de Venezuela,  de cuyo Centro de Estudiantes fue presidente en 1960.

Se incorporó a la lucha armada, como muchos jóvenes universitarios, seducidos por la “revolución cubana”. Enfrentado a la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, fue  preso  en varias oportunidades  junto  con otros dirigentes prominentes.  Logró escapar del Cuartel San Carlos de manera espectacular en  dos ocasiones.

Las fugas del Cuartel San Carlos

En un artículo de 1983, y que ha vuelto a publicar El Espectador bajo el título:   “Teodoro Petkoff era  un político audaz,  según Gabriel García Márquez”, el  escritor narra los detalles de las fugas de Teodoro. Cuenta que la  primera vez, estando preso, en 1962, el Catire se hizo el enfermo tras haber ingerido capsulas de sangre de vaca, que le llevó una amiga, para después vomitarla y así  logró ser trasladado  del Cuartel San Carlos al Hospital Militar, de donde logró escapar por la ventana, bajando en rapel con una cuerda que le pasó un colaborador.

Cuatro años  más tarde, Teodoro fue capturado en Falcón, y luego de un periplo,  nuevamente recluido en el Cuartel San Carlos, junto a 50 compañeros; justo cuando el Partido Comunista ejecutaba la fase final de un plan de fuga, iniciado hacía 20 meses. Habían construido un túnel desde una bodeguita que quedaba al otro lado de la calle del Cuartel hasta la celda de los políticos, con el fin de sacar a los líderes guerrilleros Pompeyo Márquez y Guillermo García Ponce, Teodoro se coleo en la fuga. Fue una noche de Carnaval, en la calle todos estaban disfrazados y la vigilancia relajada, cuenta García Márquez.

En 1969, Petkoff  recobra la libertad al acogerse a la política de pacificación de la primera gestión del Presidente Rafael Caldera.

 

La Primavera de Praga marcó en Teodoro el  punto de inflexión: su ruptura con el socialismo real  

Al conocer testimonios de ciudadanos del bloque soviético, Teodoro  descubrió que la propaganda de Rusia sobre el mundo perfecto comunista,  donde aparecían felices y en armonía, era una mentira.  Se orientó  a partir de allí a favor de la libertad y la democracia de quienes se resistían al control de Moscú. Pasó a cuestionar a los dirigentes del Partido Comunista Venezolano  por ignorar  lo que estaba ocurriendo en regiones como Praga.

El 20 de agosto de 1968 las tropas del Pacto de Varsovia comandadas por la Unión Soviética invadieron Checoslovaquia, para pulverizar a un pacífico movimiento,  encabezado por el líder del Partido Comunista, Alexander Dubček, que  pretendía  avanzar hacia “un socialismo con rostro humano”. El movimiento fue llamado “La Primavera de Praga” aunque comenzó en invierno, porque simbolizaba el despertar de ese pueblo.

La movida representaba  una amenaza  para la cúpula que dirigía la URSS. “…fue el renacimiento de la libertad política y cultural que los dirigentes del partido leales a Moscú le habían negado por mucho tiempo al pueblo. Floreció la prensa libre, los artistas y escritores comenzaron a expresar sus ideas y Dubček causó alarma en Moscú cuando proclamó que quería crear -una sociedad libre, moderna y profundamente humana-”, escribió Marc  Santora  al cumplirse 50 años del acontecimiento, el pasado #20Ago, en NY Times en su artículo “Lo que nos enseñó la Primavera de Praga y el invierno de su represión”.

El ataque tuvo  consecuencias irreversibles en el pensamiento y el accionar de los movimientos de las izquierdas en el mundo. Las fotografías se colaban hacia occidente y en ellas, líderes como Teodoro Petkoff  podían ver a los ciudadanos resistir frente a un ejército poderoso que reprimía y asesinaba sin piedad.

“La revelación del grado de totalitarismo del régimen soviético recogido en las fotografías de ciudadanos desarmados, de pie frente a columnas de soldados armados hasta los dientes que rogaban “¡Iván, vuelve a casa!”, produjeron escisiones dentro del propio campo comunista. Las tropas de Rumania no se unieron a las del  Pacto de Varsovia debido al desacuerdo del Partido Comunista rumano con la invasión. Los partidos comunistas europeos, especialmente el italiano, el español y el francés, fundaron la corriente eurocomunista, que marcó distancia con el socialismo real liderado por Moscú. La frustración se fue acumulando en el seno de los países de la llamada -cortina de hierro- sin duda la primavera renació, definitivamente, en 1989, con la caída del muro de Berlín y con la Perestroika”,  apuntó Raquel Gamus  en su artículo “Checoslovaquia el principio del fin”, publicado en El Nacional en agosto de 2018.

CZECHOSLOVAKIA. Prague. August 1968. Wenceslas Square. Protesting the Warsaw Pact troops invasion.

Sobre estos acontecimientos, Teodoro escribió su célebre crítica al totalitarismo soviético: “Checoslovaquia. Socialismo como problema” en 1969. Pronto se convirtió en una referencia dentro del debate mundial sobre “el socialismo real”  y  los cambios de paradigmas que desembocarían en la Perestroika, 1989.

“El libro de Petkoff fue un éxito inmediato. Su desenfado, su estilo periodístico y la fama de su autor, célebre por sus evasiones de cárceles militares, lo impulsaron a la palestra pública. Para 1971 ya había roto con el Partido Comunista y junto a un grupo importante de la Juventud Comunista y otros ex comandantes guerrilleros fundaba el Movimiento al Socialismo (MAS), en un primer momento definido como parte del «nuevo comunismo». Era el intento de una renovación que entusiasmó a la mayor parte de los intelectuales, artistas, estudiantes y profesores. La resonancia fue tan fuerte que el líder soviético Leonid Brezhnev citó a Petkoff en su discurso en el 24° Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética de ese mismo 1971 como uno de los grandes enemigos del comunismo a nivel mundial. El  escritor y político pasó de ser una estrella venezolana a cobrar resonancia internacional”,  escribió Tomás Straka en su artículo “Venezuela y el Socialismo como Problema”, publicado en el blog Nueva Sociedad el 18 de febrero 2018.

 

El Catire eligió la vida democrática

y la conquista del poder mediante la participación electoral

Teodoro asumió como “un error” el haber transitado la vía insurreccional como camino para transformar a la sociedad venezolana y lo reconoció públicamente. Fue Candidato a la Presidencia de la República en las elecciones de 1983 y 1988. También fue diputado al Congreso Nacional, desde donde dirigió notables discursos.

 

En Cordiplan

Entre 1996 y 1999, el Petkoff  asumió ser el ministro de Planificación y Coordinación del Presidente Rafael Caldera, en su segundo período. El Presidente encomendó a Teodoro la dura misión de explicar al país el programa de ajustes macro-económicos que requería el Estado para su recuperación. Considerando que el programa de ajustes anterior, aplicado por el Pdte.  Carlos Andrés Pérez y  liderado por Miguel Rodríguez,  había provocado un estallido social conocido  como “El Caracazo”;  Teodoro se convirtió en el vocero del programa de ajustes   “Agenda Venezuela”,  a diferencia del “paquete de CAP”, este se implementó con  una serie de programas sociales para amortiguar el impacto  del ajuste económico en los sectores más vulnerables de la población.

Desde ese ministerio, Teodoro  coincidió con las ideas de centro que proponía el primer ministro del Reino Unido Tony Blair, sobre la denominada “La Tercera Vía”. “ Tanto Mercado como sea posible, tanto Estado como sea necesario”, explicaba Teodoro en los medios de comunicación para dar a conocer la política económica. Se convirtió en facilitador del diálogo entre los actores de la economía.

Teodoro se fue del MAS

El Movimiento Al Socialismo, se dividió ante el dilema de apoyar ó no apoyar a Hugo Chávez en 1998. Al final, el MAS institucional apoyó a Hugo Chávez, y algunos  de líderes fundamentales del partido, entre ellos Teodoro Petkoff se apartaron porque no comulgaron con esa posición política.  Chávez ganó y al tiempo, el MAS salió del Gobierno y pasó a la oposición.

 

 

 

 

La nueva trinchera: el periodismo

Hugo Chávez asumió la Presidencia  y Teodoro Petkoff se paró en la acera del frente,  siempre muy  crítico del Gobierno. Buscó espacios para expresar esas diferencias,   primero como director del periódico El Mundo y luego funda  Tal Cual; desde este último  recibió  duros ataques de los gobiernos de Chávez y Maduro hasta su muerte.

En 2015 fue galardonado con el premio Ortega y Gasset en la categoría de Trayectoria Profesional. El jurado aseguró que reconocían de forma unánime «la extraordinaria evolución personal que le ha llevado desde sus inicios como guerrillero a convertirse en un símbolo de la resistencia democrática a través del diario que dirige».

En Las Dos Izquierdas (2005), Petkoff analiza el resurgimiento de los gobiernos de izquierda en América Latina. Allí establece  una diferencia entre los gobiernos de Luiz Inácio Lula da Silva, Tabaré Vázquez y Ricardo Lagos de políticas socialdemócratas o capitalistas con rostro humano, señala  en contraposición  los gobiernos de Chávez y Fidel Castro de tendencia comunista o socialista. Las ideas principales están plasmadas en un artículo publicado en la revista Nueva Sociedad.

Teodoro fue un político difícil para el sistema siempre; hasta el final de sus días estuvo acosado por los gobiernos de Chávez y Maduro. Su aporte a la política es innegable y su ejemplo como  líder honesto y autentico marcó a varias generaciones.

 

 

 

 

Escribió varios libros a lo largo de su vida política:

 

1969, Checoslovaquia: el socialismo como problema, editorial Domingo Fuentes; Monte Ávila Editores, 1990, ISBN 980-01-0295-7

1970, ¿Socialismo para Venezuela?, editorial Domingo Fuentes

1973, Razón y pasión del socialismo: el tema socialista en Venezuela, editorial Domingo Fuentes

1976, Proceso a la izquierda: o de la falsa conducta revolucionaria, Planeta, ISBN 84-320-2509-7

1987, Del optimismo de la voluntad: escritos políticos, Centauro, ISBN 980-263-073-X

1997, Por qué hago lo que hago, Alfadil, ISBN 980-354-050-5

2000, Hugo Chávez, tal cual, Catarata, ISBN 84-8319-142-3

2005, Dos izquierdas, Alfadil, ISBN 980-354-170-6

2007, El socialismo irreal, editorial Alfa, ISBN 978-980-354-221-4

2010, El chavismo como problema, Libros marcados, ISBN 980-6933-71-0

2011, El chavismo al banquillo: pasado, presente y futuro de un proyecto político, Planeta, ISBN 978-958-42-2581-8

En coautoría

1983, Teodoro Petkoff: Viaje al fondo de sí mismo, Editorial Domingo Fuentes, con Ramón Hernández

1998, Venezuela en la encrucijada, Universidad de los Andes, con Raúl Huizzi, ISBN 980-11-0280-2

2000, Una segunda opinión: La Venezuela de Chávez, Hojas nuevas: con Ibsen Martínez y Elías Pino Iturrieta

2006, Sólo los estúpidos no cambian de opinión, Libros Marcados: con Alonso Moleiro

2008, Trincheras de papel: el periodismo venezolano del siglo XX en la voz de doce protagonistas, UCAB/El Nacional, con Carlos Delgado Flores, coord.

Teodoro es y será un personaje político, polémico que demuestra la evolución del pensamiento de su época.

 

VenerReport/Betzaida Amaro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *