Socialismo traidor en España

Román Ibarra/@romanibarra

Al igual que en Venezuela, lobos disfrazados de mansos corderos, portadores del discurso del ¨humanismo, y el progreso¨, se hicieron del poder político en la madre patria en una alianza contra natura, que ya comienza a perturbar la tranquilidad de sus ciudadanos por la incertidumbre que les crea en términos de la cotidianidad, y las posibilidades de mejorar la calidad de vida.

El PSOE, Podemos, y los nacionalistas vascos y catalanes, son ahora conocidos como los ¨Okupas¨. Y no podía ser de otra manera, pues se trata de unos partidos dirigidos por gente sin escrúpulos a la hora de acceder a una cuota de poder, sin importar el precio que pague por ello la gente de carne y hueso.

Aunque sin votos, pero si con mucha maña, fueron capaces de hacer alianzas con lo peor de la sociedad política española con la intención de acabar con el ya tradicional constitucionalismo bipartidista, y dar paso a esta correlación de perversiones, sin detenerse a medir las consecuencias deletéreas que ello puede traer a la democracia de ese país.

El problema de Pedro Sánchez era su desesperación por acceder a la Moncloa, lo cual logró, haciendo concesiones inaceptables para el destino del sistema, y del pacto surgido hace 40 años mediante la Constitución del 78. Ya se ha hecho eco España de su plagio en una tesis de grado. De qué cosas será capaz al frente del gobierno? Ya lo estamos viendo.

Entregó la televisión pública para ser controlada por la visión comunista-populista, y corrupta de Podemos; un partido dirigido por un hampón –Pablo Iglesias- al servicio de las dictaduras de Chávez-Maduro, y del teócrata de Irán, Hasán Rohaní. Por ambas cobra grandes sumas de dinero, que sirven para enriquecerlo personalmente y comprar villas lujosas sin declarar al fisco de su país, y para dejarle algo a su partido de vagos y corruptos.

Ambos, Sánchez e Iglesias van de la mano para mantener contentos a los violadores del estado de derecho como los separatistas catalanes (Puigdemont y sus secuaces), quienes el 1 de octubre de 2017 dieron un golpe de estado a la institucionalidad del Estado Español realizando de manera ilegal una consulta a la población que con mucho tino supo frenar el Presidente del gobierno de entonces, Don Mariano Rajoy con la aplicación del artículo 155 Constitucional.

Hoy, un año después, siguen los separatistas traidores haciéndole daño a la unidad de España, y a la propia Cataluña, habida cuenta del decaimiento de la economía en general, y del turismo, y el comercio en particular.

Pero el daño más grave infligido a los catalanes, es el de su división, la persecución de los contrarios, y el odio e hipocresía con que actúan quienes gobiernan, por su persistencia en la comisión de delitos, sin que el presidente Okupa (Sánchez Castejón), se atreva a contradecirles, y mucho menos a invocar el artículo 155 de la Constitución como corresponde.

Otro tanto puede decirse de su alianza con ese engendro del separatismo chulo y vulgar que encabezan los protectores de los terroristas de la ETA en el parlamento, cuyos votos le permitieron llegar a la Moncloa.

Como se ve, son graves los problemas por los que atraviesa España, y grandes las decisiones que habrán de tomar sus ciudadanos para enderezar el entuerto creado por los traidores de la causa democrática.

Es hora de convocar elecciones generales para dilucidar en las urnas, y no en alianzas tenebrosas, el destino de España; para lo cual, se hace necesaria una alianza entre el PP, y Ciudadanos. Fuera los traidores y ambiciosos.

venereport

Portal de noticias de Venezuela y el resto del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *