Mi pasado por Emerson Verdi

En Venezuela he vivido una etapa compleja como joven, pero más complejo ha sido vivir el resentimiento de una población, que se fue degenerando por culpa del odio inoculado en los últimos 20 años por el régimen Chavista, un cáncer que hoy en día hace metástasis, reflejado en cada insulto, discriminación y rechazo al pasado de muchos Venezolanos que fueron en su momento afectos al ex presidente Chávez, que me llevan a hacerme varias interrogantes ¿Nelsón Mandela fue odiado por su pasado Marxista en Sudáfrica? O ¿Romulo Betancourt por sus inicios en el Partido Comunista de Costa Rica? Hemos caído en una diatriba estéril que no suma e incentiva la polarización.
La mayoría de dirigentes políticos en el mundo y el país, han pasado por diversas organizaciones a las cuales terminaron adversando en su momento, superando los complejismos implantados por el contexto de la guerra fría y otros que mantuvieron intacta la convicción de unificar a sus naciones, en base a consensos que no eran bien vistos por el sesgo del extremista.
Uno de los personajes más relevantes a finales del Siglo XX, como lo fue Nelsón Mandela, dio sus primeros inicios en la política en el partido Comunista Sudafricano, pero que nunca dejó de tener amigos y compañeros de distintas corrientes ideológicas, hasta llegar a su libertad y mantener la misma sonrisa ante sus adversarios y detractores, porque no veía la política como un arte de dividir, al contrario, la veía como el motor del encuentro y la deliberación dentro un marco de respeto; Romulo Betancourt ese muchacho de la generación del 28, que tuvo una gran cantidad de amistades afectas al marxismo, que lo llevaron a crear la alianza revolucionaria de izquierda (ARDI) en Colombia, unos años después fue militante del Partido Comunista de Costa Rica en el exilio, y por último, estuvo a punto de ser uno de los fundadores del PCV, este último uno de sus principales adversarios en el puntofijismo, hoy en día recordado como un gran constructor de la democracia en Venezuela; El Social-cristiano Patricio Aylwin en Chile, apoyó el golpe efectuado por Augusto Pinochet, pero la historia le dio una oportunidad de reivindicarse ante su partido y la democracia, apoyando a la unidad de partidos que estaban a favor del ¡No! En el plebiscito del 88.
Los dirigentes más jóvenes como Henrique Capriles y el mismo Leopoldo López, provienen de COPEI y Acción Democrática respectivamente, partidos que hoy día resultan ser la contraposición de Primero Justicia y Voluntad Popular dentro de los factores democráticos, pero eso no les quita su trabajo y lucha por la recuperación de la democracia en este siglo XXI.
El recién fallecido Teodoro Petkoff, recordado por alzarse en armas en contra de los Gobierno de Romulo Betancourt y Raúl Leoni, se dio cuenta de su error y decidió introducirse en la vida política por medio del partido político Movimiento al Socialismo (MAS), siendo una piedra en el zapato para el bipartidismo de AD-COPEI, pero un gran amigo para la democracia Venezolana, y respetado por sus adversarios políticos.
El pasado no mancha el presente de cualquier persona, solo es parte de una etapa de la vida, que deja mayores enseñanzas y autocríticas, esas mismas experiencias de vida, no solo marcaron el devenir de muchos países, sino también dejaron personajes con un gran talante democrático y humanista ante las atrocidades de regímenes autoritarios.
Para despedirme me voy con una frase que escuche de una ponencia de Américo Martín “creo en la política de sumar”. ¡Hoy más que nunca debemos sumar a los que piensan distinto!

venereport

Portal de noticias de Venezuela y el resto del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *