María José Villasmil: Un camino no previsto

¿Por qué Colombia fue el destino que tomaste? ¿Cómo ha sido ese cambio?

Colombia… realmente no fue mi primera opción. Al momento de tomar mi decisión evalué muchos factores, debía ser asertiva y escoger un país que pudiera ofrecerme estabilidad, principalmente en el ámbito del estudio para poder continuar con mi carrera. La alternativa de venirme para Colombia fue primero que mi papá ya tenía un año acá, por lo cual él me podía recibir, segundo era la vía más rápida para salir del país y tercero el dinero con el cual contaba no me daba para ir más lejos.

El cambio ha sido muy drástico, cambia tu rutina, tus actividades, simplemente no te sientes partes de la sociedad a la cual te estás incorporando. Te ven diferente, hay algo por lo cual no se encaja y eso al principio hace mucho más complicada la adaptación. Sin embargo, al pasar los días te das cuenta que no vas a dejar tu  esencia, simplemente te toca convivir en un espacio diferente sin dejar de ser tú.

El país se ha ido deteriorando al pasar de los meses ¿Qué te cuentan tus familiares que todavía están en Venezuela?

Que el país está en una situación más complicada es una realidad que nadie puede ocultar, inclusive estando lejos uno sabe que el día a día del venezolano es una experiencia sin precedentes. La mayoría de mis primos están fuera del país, de hecho estamos regados por el mundo, pero hay una parte importante entre familiares y amigos que aún siguen allá. Lo que ellos me narran es que están pasando por un mal momento (sobreviviendo) lo cual da bastante que pensar. No tengo la menor duda que desde que salí hasta el día de hoy la situación empeoró en una escala alarmante. Los que aún están allá con lo poco que ganan van remediando sus días, pero es la ayuda de los que estamos afuera lo que realmente les genera un alivio y un tanto de calidad de vida.

¿Qué es lo que más extrañas de Venezuela? al pasar el tiempo se fortalece más el sentimiento nacionalista de los emigrantes venezolanos.

¡Todo! al salir del país uno comprende y siente el dicho que dice: Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde. En mi caso siento que no he perdido mi país, pero me ha tocado dejarlo por un tiempo (el cual no sé cuánto tiempo será), dejas una parte de tú vida, tus comodidades, tu territorio, tus amigos y tu familia. Ya suena un cliché, pero solo quien sale sabe que se siente que te quitan todo aquello por lo cual luchaste y de un momento a otro te toca abandonarlo, y no por voluntad sino por factores externos que te obligan a tomar tal decisión.

En Venezuela ¿A qué te dedicabas además de la universidad?

La Universidad era mi vida en Venezuela, el estudio para mí siempre ha sido fundamental. Sin embargo también me dedicaba a hacer política, militaba en el partido Voluntad Popular (aunque aún soy activista acá en Colombia), también me dedicaba al servicio social, a actividades que siempre iban de la mano con mi carrera (el derecho), A parte de todo eso también bailaba, desde pequeña me dediqué a ese arte, estuve en diferentes escuelas de ballet, flamenco y danza nacionalista. Ese siempre fue mi escape ante cualquier situación.

Adaptarme a mi vida acá ha sido difícil, el cambio es drástico, adquieres responsabilidades que solo dependen de ti, como pagar tu arriendo, tus servicios, te toca trabajar todo el día, inclusive buscar varios empleos para poder tener una buena calidad de vida y ayudar a quienes aún siguen en el país.

En el 2017 hubo miles de jóvenes que se fueron del país posterior a la ANC, ¿Te sentiste mal o frustrada por tantas muertes, cuál fue uno de los principales motivos para irte del país?

Mal, frustrada, impotente… sentimientos negativos que tenía para ese momento. El 2017 fue un año que sin duda marcó mi juventud, decidí salir a la calle con la esperanza de que podía generar un cambio para no tener que salir de mi país. Salí a las calles al igual que toda una generación que tenía todos sus sueños y esperanzas puestas en su país. Fueron muchos amigos encarcelados, amigos heridos, participación en marchas y distintos tipos de protesta de calle. Ver como cada día moría uno, dos o hasta más jóvenes que salían exactamente en las mismas condiciones que yo me generaba dolor, pero transformaba eso en energía para salir al otro día y volver a luchar.

Uno de los motivos que dio pie a que saliera del país fue la calidad de vida, pasar días sin servicios básicos, ver que mi mamá se esforzaba por llevar la comida y que no le alcanzara fue lo que me llevó a tomar la decisión de salir, empezar a construir mi plan de vida y poder contribuir con mi familia.

María, desde tu perspectiva ¿Cómo ves a la oposición venezolana, venimos de distintos procesos que han dividido a la oposición en la dicotomía , votar o no votar. Que le dices a la oposición venezolana?­

En Venezuela hay un pueblo que está en contra del gobierno, del sistema, pero en el momento para mí no hay oposición. De hecho creo que nunca ha existido una coalición que verdaderamente haya sido oposición, han existido organizaciones políticas, partidos políticos que han hecho frente al gobierno de Chávez y Maduro, pero no han tenido una misma línea de acción, una coherencia en discurso, la integración total no ha existido, y mientras exista una oposición dividida no se podrá lograr nada. Actualmente las diferencias son mayores, sin embargo, el objetivo ahora es más fuerte y es sacar al gobierno.

Le digo a la oposición Venezolana que el poder es transitorio, que enfocarse en quien puede adquirirlo no es la meta del momento, es poder recuperar un sistema económico, social y cultural, es recuperar a una sociedad en todo su ámbito, es volver a recuperar la institucionalidad y volver a darle prosperidad a un país. No es sentarse a dialogar con el gobierno, es sentarse con nuestra gente, con los que quieren el cambio y poder tener un proyecto claro para sacar al gobierno y para el proceso que vendrá luego.

¿Volverías a Venezuela si se solucionara el tema político, económico, social, o te vas a erradicar en Colombia?

Sin duda, mi anhelo es volver a mi país. Sin embargo no puedo volver sin llevar experiencia, sin llevar conocimientos sin formación, sin tener al menos ideas claras de otros sistemas de gobierno. Regresar para mí debe significar aportar positivamente en la recuperación social de Venezuela.

El trabajo en Colombia, ¿cómo ha sido el tema de la xenofobia?

Bueno, conseguir trabajo acá no es tan fácil, debes contar con el Permiso Especial de Permanencia /PEP/ para poder trabajar. Mi primer trabajo fue como asesora de ventas en una empresa de viaje, actualmente trabajo en un call center de cobranzas jurídicas y los fines de semanas en el call center de una pizzería. El tema de la xenofobia acá tiene su presión en ciertos casos, si me han tratado mal pero en pocos casos, inclusive han rechazo mi hoja de vida en varios lugares por ser venezolana. Sin embargo, he encontrado gente buena que me han ayudado en mi estadía acá

Eres parte de una generación de jóvenes que por motivos ajenos a su voluntad, se han tenido  que ir del país, ¿Qué le dices a todos los jóvenes venezolanos?

A los jóvenes que aún están en Venezuela les digo que luchen por hacer las cosas que aman pero siempre aportando algo positivo para el país, si les toca tomar la decisión de dejar el país, traten de hacer lo mejor por dejar a Venezuela en alto, no importa en país decidan establecerse, debemos sentirnos orgullosos de ser Venezolanos. A los jóvenes que estamos afuera nos toca armarnos de valor y dejar una huella en casa espacio que estemos, aprender de esta experiencia servirá para construir una sociedad íntegra.

¿Cómo te ves en unos años, quisieras ser parte del gobierno posterior a Nicolás Maduro?

En unos años espero estar en mi país y ocupar un cargo público, servirle a los demás, hacer labor social, aportar lo mejor de mí para la construcción de la nueva Venezuela. Sin duda espero ser parte del gobierno democrático, sea en el espacio que sea, pero sé que podré representar bien al pueblo Venezolan

 

venereport

Portal de noticias de Venezuela y el resto del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *