Jorge Alejandro Rodríguez, Columnista


Un voto;  un bolívar

28 de septiembre de 2018

One man one vote es una expresión muy usada en los países angloparlantes para expresar la universalidad e igualdad del voto,  a cada ciudadano corresponde el derecho a un sufragio. Así pues pudiese alguien pensar que el tema a tratar acá es la compra de voluntades, la entrega de becas, alimentos o pensiones a quienes apoyan determinada postura política, y la negación hasta del agua a los adversarios de la misma,  como se ve ocurre hoy en Venezuela: que el gobierno compra o chantajea a los votantes para mantenerse en el poder. Pero no,  el tema de “Un bolívar, un voto” tiene que ver con el hecho singular que en la mente de los venezolanos hay dos cosas que nada valen: el Bolívar y el voto. Es decir que así como es de catastrófica la situación económica del país, así es la situación de su política.  La economía requiere de la confianza del consumidor, no en balde en el tan mentado imperio norteamericano  se espera con ansiedad la regular publicación del Consumers Index o índice de confianza del consumidor, indicador de la salud de la economía.  En una nación que pretenda resolver sus profundas diferencias sin un baño de sangre es el voto la moneda que ha de circular y es la confianza en el voto como instrumento político lo lo que dará  fortaleza a la lucha.  Todo venezolano que pretenda sacar a la economía de esta debacle debe entender que para rescatar al bolívar debemos rescatar la democracia.  Para rescatar al bolívar hay antes que rescatar al voto. Tu voto por un bolívar.

Madrugando@gmail.com