COMUNICADO DE AVANZADA PROGRESISTA

(7 de agosto, 2019) El Comité Ejecutivo Nacional de Avanzada Progresista que ha estado siempre apoyando todos los procesos de negociación y diálogo en Venezuela que conduzcan a una salida pacífica, constitucional  y electoral a la grave crisis por la cual atraviesa la nación venezolana considera como impertinentes las declaraciones del Sr. John Bolton asesor nacional de seguridad del Presidente Donald Trump, afirmando que: “El tiempo de la negociación ha terminado”, refiriéndose a las conversaciones adelantas por la oposición y el gobierno venezolano bajo el auspicio del Reino de Noruega, conversaciones por cierto, donde USA no forma parte, entonces malamente puede hablar de una terminación de unas negociaciones donde no participa.
El aumento de las sanciones contra el Gobierno Venezolano que anteriormente se limitaban a los sectores de petróleo, oro y finanzas fue extendida hacia todos los sectores económicos nacionales e internacionales con algunas excepciones como alimentos, medicinas y ropa.
La amenaza de sanciones a empresas de India, Malasia, China y Rusia que compran la inmensa mayoría de petroleo que se extrae en Venezuela significa una reducción dramática de la capacidad exportadora venezolana con el consiguiente resultado en la disminución terrible de la capacidad de importación de alimentos, medicinas, maquinarias, repuestos tanto del sector público como del privado.
Para el sector privado nacional e internacional no es fácil distinguir que ventas o exportaciones pueden ser consideradas como “auxilios al régimen de Maduro y cuáles no” según se establece en la nueva Orden Ejecutiva de Sanciones contra el régimen y por lo tanto los propios sectores privados se limitarán de hacer  negocios con Venezuela por el temor a sanciones financieras, económicas y hasta penales con el consecuente daño al parque industrial y a la producción agrícola.
En Venezuela una parte importante del circuito económico lo representa el Estado así que muy pocas empresas nacionales pueden demostrar que no tienen ningún nexo o lazo comercial o financiero con el gobierno en sus distintos niveles y por lo tanto estamos frente a un colapso latente de todo el proceso productivo y de servicios, incluso en los sectores de alimentos, medicinas y ropa y calzado.
Es imposible la ejecución de tales sanciones sin las consecuencias derivadas contra el funcionamiento del sector privado de la economía y sus efectos sobre las condiciones materiales de vida y existencia de las grandes mayorías venezolanas. Sanciones que no han funcionado nunca en otros países y contra otros dictadores.
Dado todo lo anterior el Comité Ejecutivo Nacional de Avanzada Progresista declara su firme apoyo a los procesos de negociación de Oslo y Barbados y su rechazo a las sanciones y medidas que terminan por reducir el nivel de vida de los venezolanos y por deteriorar el funcionamiento de los sectores industriales, comerciales, de servicios y financieros de Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *